pechos mamas preguntas cambios

Cambios en los pechos: ¿Han de preocuparnos o son algo natural?

Nuestro cuerpo sufre alteraciones continuamente, siendo muchas de ellas totalmente naturales y benignas, mientras que otras pueden ser sintomáticas de que algo no funciona debidamente; en el caso de las mujeres, uno de los lugares donde se manifiestan los síntomas de ello son los pechos.

Por ello, es recomendable acudir con la frecuencia adecuada a un médico especialista, evitando así sobresaltos inesperados. Sin embargo, y sin ser óbice, también la propia paciente puede advertir que algo va mal si se fija en determinados rasgos de la mama:

Crecimiento inusual. Lo más probable es que esto se produzca por un aumento de peso, pues la mayor parte de la mama es tejido graso. No obstante, también puede responder a un embarazo, a la utilización de anticonceptivos o a problemas de salud como pueda ser el cáncer de pecho, por lo que es recomendable estar atenta a cambios de este tipo.

Decrecimiento. Podemos aplicar la lógica primera anterior, teniendo en cuenta que el tamaño de las mamas también puede ser síntoma de menopausia, alteraciones en los ovarios o un descenso del nivel de estrógenos.

Cambio de forma. El pecho no ha de cambiar su forma si no se debe a un embarazo y lactancia, a la cirugía plástica o problemas graves de salud como un cáncer mamario; de advertir este hecho, lo recomendable es asegurarse de qué ocurre.

Aparición de bultos. Este es el caso que más se asocia al cáncer de pecho, pero también puede ser señal de otro tipo de dolencias benignas, por lo que no ha de ser sinónimo de alarma pero sí de atención.

Secreción y cambios en el pezón. Es importante recalcar que aquí aludimos a líquido que no sea leche, y que suele ser producido por el uso de anticonceptivos, cambios hormonales, maternidad, etc.

Dolor. Una vez más, las razones pueden ser varias: desde un problema grave de salud, hasta una nimiedad como una mala elección de sujetador. Por ello, lo mejor será acudir al médico si persisten.

 

informacion paciente profesional cirugia estetica

La información entre profesional y paciente, clave para el éxito de una cirugía

Unos de las aspectos más relevantes y determinantes en cualquier cirugía es el correcto flujo de intercambio de información entre paciente y profesional en la comunicación entre ambos.

Más allá de aspectos como el precio que supone la intervención o clichés estéticos es imprescindible determinar cuales son las expectativas reales que genere una intervención, así como una correcta estimación conjunta de sus resultados.

Para poder llevar esto a cabo deberemos guiarnos por variantes la propia condición física del paciente, su propia morfología, edad, hábitos…, pues en gran medida estos determinarán el resultado de la intervención.

También es importante poner de relieve el impacto en el conjunto anatómico de la paciente que la cirugía supondrá, pues pensar de manera individualizada en una parte concreta del cuerpo es una demostración de frivolidad y mala concepción de esta; es conveniente atender a la armonía y equilibrio.

Qué factores tener en cuenta dependiendo de la intervención

Según cual sea la operación a la que se vaya a someter el paciente, es preciso concretar ciertos puntos:

Aumento de mamas. Explorar de manera adecuada las características del tórax de la paciente, además de las propias mamas, es fundamental a la hora de sopesar cómo abordar la intervención.

Liposucción. Es importante puntualizar que en este tipo de intervención cabe la posibilidad de tener que realizar por parte del paciente ciertos sacrificios en pro de reducir el volumen de las zonas donde se concentra la mayor parte de la grasa, pues esto nos asegurará afrontar la liposucción con las mayores probabilidades de éxito.

Rinoplastia. En este tipo de intervención suele darse el caso de que el paciente acuda a la consulta con un arquetipo de nariz preconcebido del que sea muy difícil hacer que deje de aferrarse, sin tener en cuenta que su conjunto facial tiene unas peculiaridades estructurales que indiquen no repetir ese patrón. Si esto ocurre, hay que mostrar al paciente el camino a seguir en la cirugía para que su satisfacción tras la intervención sea completa.

Blefaroplastia. En este tipo de intervención resulta imprescindible un estudio exhaustivo de las cualidades de la dermis de la zona a tratar, deteniéndonos en características como su elasticidad, hidratación, movimiento de los músculos auriculares o la existencia del conocido como síndrome del ojo seco.

otoplastia toledo orejas

Otoño, el mejor momento para planificar una otoplastia

Uno de los complejos que más afecta a quien lo sufre son las famosas orejas de soplillo pues, a diferencia de otros, no suele esconderse bajo ninguna prenda.

La autoestima del paciente que acude a nuestra clínica de cirugía en Toledo para someterse a una otoplastia (cirugía que corrige este problema) suele ser baja en lo que su aspecto físico se refiere. Sin embargo, la solución es sencilla, pues la otoplastia es una cirugía sencilla y de corto plazo de recuperación.

Esta cirugía consiste en posicionar las orejas de tal manera que estas queden más cercanas a la base auricular, a la vez que se corrige su forma realizando una mínima incisión en el tejido cartilaginoso; la cicatriz resultante queda oculta tras el pabellón auricular en la mayoría de casos.

A pesar de que las orejas de soplillo son el principal motivo por el que los pacientes optan por esta cirugía, la otoplastia también puede corregir otro tipo de anomalías en la morfología de la oreja.

El mejor momento para afrontar este tipo de cirugía son los meses de otoño e invierno, pues es necesario que durante el postoperatorio el paciente lleve una banda elástica que ayude a fijar la posición de las orejas, algo que con altas temperaturas puede ser un engorro.

Las orejas prominentes no atienden al tipo de sexo, es cierto que suele realizarse más en hombres ya que el cabello largo habitual en las mujeres oculta las orejas, evidenciándose más en ellos.

Otoplastia según edad

La Otoplastia en adultos se resuelve con anestesia local y sedación del paciente, y este podrá volver a su rutina habitual en 3-5 días.

En cuanto al postoperatorio, tras este periodo inferior una semana y durante el cual el paciente deberá llevar un vendaje, este deberá ser sustituido por la mencionada cinta elástica hasta que se proceda a retirar los puntos a los dos semanas desde que se produjese la intervención; hasta ese momento, el paciente deberá evitar cualquier tipo de torsión en las orejas.

En cuanto a los niños, es importante destacar que hasta los 8 años se desaconseja realizar una otoplastia, pues solo a esa edad el pabellón auricular está desarrollado casi de manera total. De igual modo, es importante destacar que la tolerancia a una cirugía puede ser menor a estas edades, y que mantener el rigor de las indicaciones del postoperatorio puede ser complicado en niños, más aún en situaciones como jugar con otros niños, realizar deportes de equipo, etc., con lo que sopesar esta operación es una tarea más importante, si cabe, en niños.

decalogo consejos cirugia

Si no has leído este decálogo, ¡no te operes!

Si no has leído el decálogo que te mostramos a continuación, ¡no te operes! Es fundamental que antes de una operación de cirugía, te pares a leer estas importantísimas cuestiones a tener en cuenta que, en forma de decálogo y con el fin de asesorarnos, la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparados y Estética (SECPRE) ha redactado.

Para empezar, es fundamental saber a ciencia cierta que te pones en manos de un buen cirujano: no olvides que es la salud, más que cualquier otra cosa, la que está en jueo. En Castro Sierra tenemos a los mejores profesionales para atenderte.

Como todo en esta vida, la cirugía plástica goza de riesgos y beneficios que hay que tener en cuenta antes de ponernos en manos de cualquier cirujano. En Castro Sierra te informaremos con detalle de todo el proceso de intervención y recuperación, y estaremos a tu disposición para cualquier duda.

Por todo esto, hemos decidido hablar en este post del Primer Decálogo de Consejos antes de someterse a una intervención de cirugía plástica, elaborado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Este documento nos ayuda tanto a profesionales como a pacientes a acabar con las malas prácticas e ilegalidad que existe dentro de la cirugía estética.

El decálogo recoge los siguientes consejos:

  1. Selecciona un cirujano plástico con título oficial de especialista, y con una experiencia manifiesta en la especialidad.
  2. Desde la primera visita, el paciente deberá ser explorado, valorado e informado en todo momento por el cirujano que realizará la intervención. Nunca por un comercial. Hay que desconfiar de visitas informativas gratuitas y de ofertas estrictamente comerciales.
  3. La intervención debe realizarse en un centro hospitalario clínico que disponga de todos los recursos para atender cualquier situación de emergencia. El quirófano donde se realice deberá seguir las medidas higiénicas y de seguridad exigidas.
  4. Antes de cualquier intervención es necesario la realización de las pruebas preoperatorias, como estudios electrocardiográficos, analíticos y radiológicos. De este modo no existe contraindicación médica para realizar la operación, y se accede al quirófano con la máxima información requerida.
  5. El paciente debe firma documentación de consentimiento una vez que se considere bien informado y haya entendido las dudas de la intervención a la que se va a someter, y los objetivos que se pretenden conseguir con la misma.
  6. Todo el equipo médico que trabaja con el cirujano plástico deberá tener su titulación oficial correspondiente.
  7. Cualquier intervención de cirugía mayor ambulatoria o cirugía con anestesia general debe contar con la presencia, en el quirófano, de un anestesista con titulación y cualificado.
  8. Algunas operaciones requieren el ingreso del paciente en la clínica, por lo que es necesario en este caso y en caso de que no ingrese, el seguimiento del paciente durante el postoperatorio.
  9. Tras el alta médica el paciente deberá disponer de un informe en el que se detalle la operación practicada y los consejos a seguir en el futuro.
  10. Hay que darse el tiempo necesario para tomar la decisión apropiada. Si se duda, hay que resolverlo antes de la cirugía o incluso se puede pedir una segunda opinión profesional. Nunca hay que precipitarse.

Con estos 10 planteamientos esperamos que puedas decidir con mayor criterio con quien contar, y qué pasos seguir durante todo el proceso médico estético.