La primavera es la estación por excelencia de la cirugía estética

La primavera es la estación por excelencia de la cirugía estética

Según una reciente encuesta realizada por SECPRE a cirujanos plásticos de toda España, el 60% de las intervenciones de cirugía estética y cirugía plástica se realizan entre los meses de marzo, abril y mayo. Es definitivo. La primavera es la estación por excelencia de la cirugía estética.

Te contamos por qué:

Con la primavera comienzan a llegar los primeros vestigios de las altas temperaturas. Cada día queda menos para inauguración de las piscinas y el aforo completo en las playas. Y se nota. Poco a poco nos despedimos del abrigo, de las sudaderas y de la ropa holgada.

Muchas mujeres se sienten inseguras o insatisfechas ante esta situación, no se encuentran cómodas sin el cobijo de las prendas de invierno que disimulan aquellas partes de sus cuerpos que les acomplejan. Por eso, cada día más mujeres deciden realizarse una operación de cirugía estética en primavera. Y así para lucir sin rubores un cuerpo con el que siempre han soñado.

Otro motivo por el cual la primavera es la estación por excelencia de la cirugía estética son los periodos de postoperatorio de las intervenciones. En esta época del año pueden completarse con un amplio margen de tiempo para poder presumir de cuerpo en verano.

Otro punto a favor de la primavera es la templanza de su meteorología. Con las temperaturas de la primavera las cicatrices pueden cubrirse y protegerse de las bacterias y agentes externos del ambiente hasta que hayan sanado por completo. En verano, por ejemplo; la exposición a agentes externos es más continuada por lo que la protección de la zona afectada disminuirá.

Pero más allá de los agentes externos, las temperaturas pueden afectar al cuerpo; a su recuperación y a su cicatrización. Unas temperaturas excesivamente altas incrementan las posibilidades de que nuestro cuerpo sude, dificultando así nuestra comodidad durante la cicatrización.

La exposición del sol tampoco es aconsejable, además de por los factores de sudoración; por la posible pigmentación de la cicatriz si esta se expone demasiado temprano a los rayos del sol.

Si quieres realizarte una operación de cirugía estética en alguna de las zonas del cuerpo que se exponen más en verano, como el aumento o elevación de las mamas, la eliminación de cartucheras, o la liposucción, la mejor opción es siempre la primavera.

rechazo al implante

Aumento de pecho ¿Es posible tener un rechazo al implante?

Cada día más mujeres acuden a nuestras clínicas para operarse el pecho en Toledo y conseguir ese escote tan soñado. Sin embargo, como hemos podido observar, muchas mujeres que quieren realizarse un aumento de mamas o una reconstrucción de pecho tienen miedos y dudas con respecto a un tema ¿es posible tener un rechazo al implante?

Estamos ante uno de los más grandes mitos de la historia de la cirugía estética. Es imposible tener un rechazo al implante. La explicación es muy sencilla. Las respuestas de rechazo que genera nuestro organismo son previsibles según su material. Cabe imaginar que, al igual que pasa ante un virus, nuestras defensas atacasen al agente externo que se introduce en nuestro organismo, que en este caso sería nuestra prótesis mamaria. Sin embargo, es imposible que nuestro cuerpo rechace las prótesis mamarias ya que los rechazos de nuestro organismo se dirigen exclusivamente hacia agentes o intrusos biológicos. Los materiales plásticos serán aceptados por nuestro organismo.

Aun así, es muy probable que nuestro cuerpo elabore una cápsula natural de tejido fibroso, muy similar a una cicatriz, que envuelve y divide la prótesis del resto del tejido sano. Esta cápsula, conocida también como cápsula protésica es completamente normal y desapercibida. Es elástica, blanda, y en general no comprime a la prótesis.

En cualquiera de los casos, y a pesar de que tener un rechazo al implante no sea más que un mito, es importante resolver todas nuestras dudas antes de una operación como el aumento de pecho, la elevación de mamas o la reconstrucción del pecho. También es fundamental comprobar qué tipo de implantes se adaptan mejor a nuestro cuerpo y a nuestras expectativas. Por último, pero no por ello menos importante, es aconsejable apoyarse en un profesional con años y experiencia en intervenciones de cirugía estética.

 

Síntomas más comunes después de una operación de pecho

Síntomas más comunes después de una operación de pecho

Muchas de nuestras pacientes acuden a nuestra clínica de cirugía estética en Toledo con miedo de los posibles síntomas de una operación de pecho.

Este tipo de operaciones estéticas son, por regla general, intervenciones que se pueden considerar sencillas; tanto para el cirujano como para el paciente.

Aún así, el postoperatorio es una fase más del proceso, como en cualquier operación. Tanto si buscas hacerte un aumento de pecho, como si prefieres una elevación de mamas; te interesa conocer los síntomas más comunes después de una operación de pecho.

Síntomas comunes

– Molestias: Es totalmente normal sentir molestias en los primeros días tras la operación. Las zonas más frecuentes son la zona esternal y la lateral. El grado de molestia dependerá de distintas variables como el volumen del implante, la posición en la que se ha colocado, la elasticidad de la piel de cada persona y el umbral de dolor del paciente. Independientemente de los calmantes que nos recete nuestro cirujano plástico, es importante guardar reposo unos días.

– Inflamación: La inflamación de las mamas es, al igual que las molestias, parte del proceso de postoperatorio. Es posible que se inflame también el abdomen. Que no cunda el pánico, la recuperación es cuestión de, como mucho, un par de semanas y, a medida que avanza el postoperatorio mejorará no sólo la molestia, también la forma de las mamas.

– Dureza: Como consecuencia de las prótesis mamarias, los tejidos que rodean al implante estarán, como decíamos, inflamados. Esto dará a la paciente una sensación de dureza que no se corresponde con el resultado final de tu nuevo pecho. Es cuestión de semanas que tus mamas operadas comiencen a ablandarse. Cada mes estarán más blandas hasta el resultado final.

– Hematomas: Es uno de los síntomas más comunes después de una operación de pecho. Es totalmente normal y se resuelven solos, como cualquier hematoma.

– Síntomas asimétricos: Los síntomas de cada una de las mamas pueden ser diferentes. Las mamas no son idénticas y, por lo tanto, es común que una esté más inflamada que la otra, que una muestre hematomas mientras que la otra no, o que varíen en durezas, por ejemplo. La mayoría de las asimetrías de postoperatorio se resuelven como sus propios síntomas, con el tiempo. Pasada una o varias semanas, lo común es que sólo sean patentes las diferencias anatómicas.

Lo más importante, ante cualquiera de estos síntomas después de una operación de pecho, es tener la tranquilidad de poder acudir a nuestro cirujano de confianza. Y por supuesto, reposo y paciencia.

Contacta con Cirugía Estética Toledo y aclara todas tus dudas. Nuestra primera consulta es gratuita.

reducción de mamas

7 dudas antes de una reducción de mamas

Reducción de mamas: Las mamas grandes pueden resultarnos más o bonitas o menos, pero más allá de las opiniones hay algo seguro: pueden conllevar problemas como dolores de cuello, espalda e incluso problemas respiratorios o irritaciones de la piel.

Por eso, cada día más mujeres se deciden a dar el paso y realizarse en nuestra clínica de Cirugía estética en Toledo una reducción de mamas que resulta liberadora. Sin embargo, muchas de nuestras pacientes acuden a la primera cita con dudas que queremos responder.

¿En qué consiste la reducción de mamas?

La mamoplastia o la reducción de las mamas es una operación en la que mediante la extirpación de grasa, piel y tejido mamario se consigue disminuir el tamaño de las mamas.

¿Cuál es el resultado?

Una mamoplastia implica unas mamas más pequeñas, menos pesadas y más firmes. Además, en la misma operación se puede reducir proporcionalmente el tamaño de la aureola.

¿Para quién está dedicada la reducción de pecho en Toledo?

La reducción de mamas se realiza generalmente para aliviar un problema físico, más que por motivos estéticos. La mayoría de las mujeres que se realizan esta operación lo hacen bajo preocupación y molestias físicas.

¿Es la reducción de mamas una cirugía complicada?

Como en cualquier intervención, siempre pueden darse complicaciones. Sin embargo, la operación de reducción de las mamas es una técnica segura siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Además, la cirugía se realiza bajo anestesia general, la paciente estará dormida durante la operación.

¿Y la recuperación?

En líneas generales la recuperación de una reducción de pecho es rápida y sencilla. En la mayoría de los casos, pasadas las 48 horas, la paciente podrá hacer vida normal. Si bien es cierto que tras una reducción de pecho es comprensible encontrarse cansada y con molestias, éstas podrán controlarse con medicación prescrita por el cirujano. El vendaje se retira a los 4-5 días de la operación, y serán sustituido por un sujetador especializado para después de este tipo de operaciones.

¿La operación de reducción de mamas deja cicatrices?

Sí, la operación de reducción de mamas deja cicatrices, aunque fácilmente disimulables con sujetador o bikini.

¿Puedo dar de mamar tras una reducción de pecho?

Sí, tras una reducción mamaria es posible amamantar. La producción de leche depende del tipo de cirugía y del tejido mamario preservado. Siempre es recomendable consultar cada caso personal con tu cirujano plástico.