realizar una rinoplastia en toledo

¿Cómo aumentar o disminuir el tamaño de la nariz?

¿Vives en Toledo o en la cercanías de la capital castellana? ¿Estás interesado/a en realizar una rinoplastia en Toledo?

Hoy te vamos a explicar algunos detalles que debes conocer antes de someterte a una cirugía de la nariz.

La rinoplastia es la cirugía que utilizan los cirujanos para modificar la forma de la nariz. Se trata de uno de los procedimientos más utilizado en cirugía estética.

La rinoplastia puede utilizarse para:

  • Aumentar o disminuir el tamaño de la nariz.
  • Cambiar la forma de la punta o del dorso.
  • Estrechar los orificios nasales.
  • Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior.
  • Corregir problemas congénitos, traumatismos o determinados problemas respiratorios.

Si estás considerando realizar una rinoplastia en Toledo, a partir de aquí obtendrás información sobre la cirugía, cómo se realiza y qué resultados puedes esperar.

El candidato ideal para una rinoplastia.

Aquella persona que está considerando obtener una mejoría en su apariencia. Si tu salud es buena, tienes estabilidad psicológica y eres realista eres el candidato ideal.

La rinoplastia mejora tu apariencia, sin embargo ni va a lograr que te parezcas a tal o cual personaje famoso, ni que nos traten de forma diferente.

Antes de decidir si te vas a hacer una operación de nariz, considera visitar un cirujano plástico que puede aconsejarte.

La edad es un dato importante a la hora de realizar este tipo de cirugía. No debería practicarse antes del estirón de los 14 o 15 años.

También debemos considerar los ajustes emocionales y sociales de los adolescentes, y tener seguro que son ellos los que quieren la rinoplastia y no sus padres.

Realizar una rinoplastia en Toledo

La cirugía de nariz debe llevarse a cabo siempre en quirófano, en un clínica o en un hospital.

La noche posterior a la cirugía se suele permanecer en el hospital, dándose el alta al día siguiente.

Puede realizarse bajo anestesia local más sedación. Si bien lo más frecuente es hacerlo con anestesia general, dependiendo de lo complejo de la cirugía.

Si la cirugía se realiza con anestesia local más sedación, el paciente se siente relajado y la nariz y alrededores son insensibles; con anestesia general el paciente estará dormido.

Este tipo de cirugías suele durar entre una y dos horas.

Durante ella se separa la piel de la nariz de su soporte, compuesto de cartílago y hueso, que será esculpido en la forma deseada.

La piel, a continuación es redistribuida en el nuevo soporte.

Una vez terminada la rinoplastia se coloca una escayola de yeso u otro material para mantener la nueva forma de la nariz.

Se suelen colocar tapones nasales para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal.

Volviendo a la normalidad

Durante las 24 horas posteriores a la cirugía es posible sentir la cara hinchada, molestias en la nariz y dolor de cabeza.

Nuestro consejo es permanecer tumbado con la cabeza elevada durante el primer día.

El hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos alcanzará su máximo hinchazón a los dos o tres días de la cirugía.

A las dos semanas los hematomas e hinchazones habrán desaparecido.

Si tienes un ligero sangrado, durante los dos primeros días, no debes sonarte con fuerza, hasta pasada una semana para que los tejidos cicatricen.

Los tapones, en caso que los hayan puesto, deben retirarse en 1 o 2 días.

Una semana después de la operación le retirarán la escayola y los puntos de piel en caso de tenerlos.

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en un par de días, siendo capaces de volver a la normalidad en una semana.

Durante dos semanas, al menos, no debería practicar actividades extenuantes, evite golpes en la nariz y el sol durante 8 semanas, lávese la cara y aplíquese el maquillaje con cuidado.

Riesgos y garantías

Si te van a realizar una rinoplastia, mejor con un cirujano cualificado, porque las complicaciones son infrecuentes o de poca importancia.

Siempre caben, de todas formas, pequeñas infecciones, sangrado de la nariz o reacciones a la anestesia.

Si sigues las instrucciones de tu cirujano plástico, antes y después de la cirugía minimizarás las complicaciones.

Resultados

Durante los primeros días tendrás la cara hinchada y con hematomas: es normal en toda cirugía.

Nuestro aspecto mejorará cada día que pase y el paciente se encontrará más contento.

En una o dos semana no parecerá que se ha sometido a una cirugía.

La mejoría es progresiva y gradual, si bien un leve hinchazón es posible que se mantenga en la punta durante unos meses.

El resultado definitivo lo obtendrás en un año aproximadamente.

Resumiendo

Si estás considerando realizar una rinoplastia en Toledo recuerda que se trata de cirugía para corregir deformidades de la nariz.

cirujano plástico en Toledo

Ven a Toledo y ponte guapa esta Navidad

¿Vives en Toledo? ¿está pensando en ponerte guapa las próximas fiestas navideñas?

Ahora tienes la oportunidad de ponerte en manos de un cirujano plástico en Toledo y llegar a las fiestas navideñas con un aspecto renovado.

La cirugía plástica tiene por objeto corregir y mejorar anormalidades de origen congenito, adquirido, tumoral o involutivo. 

Mediante reconstruimos las deformidades y proporcionamos función transportando tejidos del mismo cuerpo con múltiples técnicas. 

Aspecto que puede lograrse para soporte o función (movimiento), o la combinación de ambos.

¿tienes un defecto congénito de nacimiento? ¿has sufrido un accidente con pérdida de funciones?

A nivel de aspecto o de funcionalidad del cuerpo tienes la oportunidad de acudir a un cirujano plástico en Toledo y remodelar tu cuerpo.

Por eso toda cirugía debe incluir en su diseño una parte estética y lo más cercana posible a la forma natural normal.

En consecuencia existen dos tipos de cirugía plástica:

La cirugía reconstructiva pone el foco en disimular y reconstruir los efectos destructivos provocados por circunstancias como:

  • los efectos de un accidente o trauma
  • los defectos de una malformación congénita
  • la resección tumoral u oncológica.

La cirugía reparadora utiliza diferentes técnicas:

  • de osteosíntesis
  • de traslado de tejidos mediante colgajos
  • transplantes autólogos de partes del cuerpo sanas a las afectadas, etc.

Además la cirugía estética o cosmética tiene como finalidad modificar las partes del cuerpo que nos son satisfactorias para el paciente.

Si bien en muchas ocasiones este tipo de cirugía se practica por razones médicas.

Entre las operaciones de cirugía plástica más demandadas se encuentran: 

  • la elevación de pecho,
  • la rinoplastia,
  • el lifting facial,
  • la abdominoplastia
  • o la liposucción.

De esta forma lograr una figura diferente y esbelta, para estar más guapa y subirte la autoestima, está a tu alcance. 

En consecuencia, si buscas un cirujano plástico en Toledo te invitamos a visitar al doctor Alfonso Castro Sierra.

La primera consulta es gratuita.

pezones hundidos

Pezones hundidos, ¿debemos preocuparnos?

¿Que son los pezones hundidos y cuando pueden ser peligrosos para tu salud?

En la inmensa mayoría de las mujeres los pezones se proyectan hacia afuera, si bien en algunos casos la proyección ha sufrido o sufre alguna anomalía y va hacia adentro.

La media de proyección del pezón de la mujer es de 0,9 cm hacia afuera.

Esta variación no necesariamente debe indicar un problema de salud, sin embargo si se produce después de la pubertad conviene consultar con un especialista.

Existen dos factores claves que afectan a un potencial diagnóstico benigno o maligno: cuándo apareció la anomalía y qué tipo de inversión o hundimiento tiene el pezón.

Los problemas de los senos preocupan de manera especial a las mujeres. Más allá de la forma y el tamaño de las mamas, no debemos olvidar los pezones. Su tamaño, el color y la forma de los mismos juegan un papel importante en la estética del pecho.

Cuando una mujer sus pezones hundidos o retraídos y nunca ha padecido este problema, en ocasiones puede ser un síntoma de cáncer de mama o de mastitis.

Como decíamos el pezón tiene más o menos un centímetro de longitud y otro de diámetro. En unos casos no sobresalen de la areola e incluso se retraen generando lo que se conoce como pezones hundidos, planos o invertidos. Es un tema que puede empeorar la estética de la mujer, y generar diversos problemas en el periodo de lactancia e incluso cáncer de mama.

Por ello es importante distinguir los dos tipo de alteración ginecológica:
    • tipo congénito. Aquel que la mujer lo padece desde que se desarrolló su pecho. Se trata de un problema meramente estético, si bien la lactancia se hace imposible. En tales casos la solución, antes de la lactancia debe ser quirúrgica, se corta el ligamento y los conductos que tiran hacia abajo del pezón impidiéndole salir y una vez corregido, el problema no tiene mayor importancia.
    • Tipo adquirido. Tiene importancia relevante. Cuando una mujer nota sus pezones hundidos después del parto o en otra situación cuando siempre los ha tenido normales. En muchas ocasiones se trata de un diagnóstico precoz de cáncer de mama, aunque en muchas ocasiones puede producirse por una mastitis.

Si es un tema congénito estamos ante un problema estético, no tener los pezones en su sitio marca a la mujer, el estímulo sexual no es el mismo y la lactancia se hace imposible.

Lo normal es que cuando una mujer tiene pezones hundidos o invertidos le de importancia cuando no ha podido dar de mamar al primer hijo, algo que suele corregirse antes de tener el segundo.

En aquellas mujeres que no quieren ser madres, puede no tener necesidad de corregirse, pero su no corrección puede traer consecuencia psicológicas.

Tener los pezones hundidos marca mucho a una mujer. El pezón no es eréctil y el estímulo sexual no es el mismo y la mujer no suele estar contenta con sus senos.

Los pezones hundidos se clasifican en tres grados, y en virtud de ellos, la intervención quirúrgica será de un modo u otro.

  • grado I. La inversión es corregida con manipulación.
  • Grado II. la inversión se corrige con manipulación, pero la recurrencia de la inversión es frecuente.
  • Grado III. La inversión no puede corregirse sin un procedimiento quirúrgico. Nuestro consejo es consultar con un especialista.
cirugía facial

Cirugía facial: la clave para llegar guapa a las fiestas de Navidad

¿Llega la Navidad y quieres llegar guapa a la fiesta de Fin de Año?

Hoy te mostramos algunos de los tratamientos más importantes de cirugía facial que tienes a tu disposición para llegar guapa a las próximas fiestas de Navidad.

La cirugía estética facial es la que se encarga de que nuestro rostro tenga una mejor apariencia física y por tanto, una imagen personal renovada, aportando así seguridad y bienestar.

Vamos a detenernos en los principales tratamientos de cirugía facial que existen:

Rinoplastia

Conocida como la cirugía estética de la nariz, trata de corregir las deformidades que pueden aparecer en la nariz, a través de diferentes modificaciones que se practican sobre la misma.

El resultado tratará de mejorar de forma sustancial nuestra nariz para lograr un equilibrio facial adecuado con el resto del rostro. En ocasiones este tipo de cirugía se realiza también por motivos de salud, en personas que tienen desviado el tabique nasal, lo que provoca en ocasiones que la respiración sea más pesada.

Lifting facial

Se le conoce también como ritidoplastia facial y cervical. Tratamos de conseguir con esta cirugía un rejuvenecimiento de la cara de nuestros pacientes para eliminar arrugas de la piel.

Para ello se realizan estiramientos de la piel y así eliminar el exceso de piel que existe en la cara ocasionados por el paso del tiempo o, por ejemplo, por la pérdida de peso.

Todos los pacientes que deciden practicarse un lifting buscan la firmeza deseada de la cara y del cuello.

Reducción de papada

Conocida como la liposucción de la papada. En este tratamiento tratamos de eliminar el exceso de grasa de la papada y del borde mandibular, para de este modo rejuvenecer la cara del paciente.

Moldeamos el conjunto del cuello para estilizar el rostro mediante la eliminación de grasa y piel que sobra.

Mentoplastia

Conocida como la cirugía del mentón, trata de aumentar o disminuir el tamaño del mentón para lograr una mejora del perfil de la cara. El objetivo es modificar los rasgos faciales para que así el paciente adquiera armonía y equilibrio en el rostro.

Cirugía de Labios

Muchos conocen este tratamiento como queiloplastia. Mejoramos la belleza de la cara aumentando o reduciendo el volumen de los labios o bien corregimos los defectos en los labios debido a alteraciones congénitas o adquiridas.

Equilibrar los labios buscando la armonía del resto de la cara es el objetivo perseguido con este tipo de cirugía

Aumento de pómulos

Con este tipo de cirugía tratamos de definir los rasgos faciales aumentando los pómulos de aquellas personas que los tienen poco desarrollados.

Bolsas de Bichat

Con esta tipo de cirugía se trata de eliminar las bolas de bichat, acumulación de grasa que se encuentran en las mejillas, haciendo que el rostro quede de manera más definido.

El objetivo que se persigue con este tratamiento es acentuar los pómulos y afinar el rostro mediante la eliminación de este tipo de grasa tan localizada.

Otoplastia

Es el tratamiento utilizado para corregir el tamaño y la forma de las orejas, para así evitar el efecto, “orejas de soplillo”. Es un tratamiento adecuado tanto para niños como para adultos.

Blefaroplastia

Es el último tratamiento de cirugía facial que hablaremos hoy, más conocido como cirugía de los párpados.

Se trata de eliminar la grasa y el exceso de piel de los párpados consiguiendo así una nueva expresión en la cara del paciente, más atractiva, mediante una mirada limpia y viva.

Por tanto, estás a tiempo, queda poco menos de un mes para las Navidades. Si estás pensando en un tratamiento de cirugía facial para tu rostro no lo dudes. La primera consulta es gratuita.