• elevacion mamas
  • reafirmar mamas
  • pecho caido
  • cirugia elevar pecho
  • elevacion mamas

Elevación de pecho en Toledo

El pecho caído es una de las causas más habituales en relación con las intervenciones de cirugía plástica, ya que es un problema muy frecuente en mujeres por diversos motivos. El pecho puede cambiar de posición a lo largo del tiempo, o bien puede verse afectado por algún tipo de deformidad, en la clínica estética Castro Sierra llevamos a cabo intervenciones estéticas relacionadas con la reposición del seno, siempre teniendo en cuenta tanto los deseos como las características morfológicas de cada paciente. 

Para resolver este tipo de problema estético, los cirujanos en Toledo de la clínica estética Castro Sierra llevan a cabo un procedimiento llamado elevación de pecho, con el objetivo de recuperar la posición natural del pecho y mejorar la forma natural del seno. Los resultados son muy satisfactorios y además, son visibles de inmediato.

¿En qué consiste una elevación de pecho?

La operación de elevación de pecho o mastopexia, como también se denomina a esta cirugía, consiste en una intervención quirúrgica que se realiza bajo anestesia general, en la que el cirujano reacomoda la glándula mamaria, el pezón y la areola, para que adquiera una apariencia estética agradable. Se trata de una cirugía que debe realizarse bajo anestesia general, sin embargo los peligros derivados de la misma son mínimos, si la intervención la lleva a cabo un cirujano plástico con experiencia.  

En esta cirugía es muy importante la primera consulta, ya que el cirujano debe conocer las expectativas de la paciente. En la mayoría de los casos, la elevación de pecho conlleva la eliminación de la piel sobrante y por lo tanto, la paciente puede tener la sensación de reducción de volumen, en cualquier caso en cada una de las intervenciones de este tipo tratamos de respetar las características del seno, para no intervenir en su forma natural.

En la actualidad es posible someterse a una intervención de elevación de pecho, y además colocar prótesis durante la misma intervención. Este tipo de cirugía puede ser muy conveniente para pacientes que, además de reposicionar el seno debido a la caída de las mamas, desean aumentar el tamaño de su pecho. En estos casos se lleva a cabo un trabajo de reposicionamiento y aumento mediante prótesis.

La cicatriz en la elevación de pecho

Surco submamario. Se trata del pliegue que une el pecho con el tórax. Este lugar es muy común a la hora de ubicar la cicatriz de elevación de pecho, ya que queda oculta por el mismo seno y al difuminarse la cicatriz, tiempo después de la intervención, la señal se confunde con la marca del pliegue. En muchos casos la marca desaparece.

Cuando el cirujano elige este tipo de incisión tiene un mejor acceso al músculo y a la glándula mamaria, por lo tanto, el procedimiento es más fácil y el resultado es más satisfactorio. 

Circunferencia areolar. Se trata de hacer la incisión alrededor de la areola, aprovechando la forma de la misma para disimular la cicatriz. Cuando se usa esta vía para acceder a la mama, se tiene la ventaja de que se pueden corregir asimetrías, tanto en la posición de las areolas como en el surco submamario. 

Si la operación incluye prótesis mamarias, este tipo de incisión tiene inconvenientes, debido a que la prótesis y la glándula mamaria toman contacto y pueden darse encapsulamientos no deseados, el cirujano es quien decidirá si esta es la incisión más adecuada en cada caso.

La vía axilar. Este tipo de incisión es conveniente en casos muy particulares, en los que la vía submamaria no es una opción. El cirujano sitúa la cicatriz coincidiendo con el pliegue de la axila. Por esta vía se accede a la glándula y al músculo de manera sencilla y directa. El resultado es similar a la incisión del surco submamario, la marca se borra con el tiempo hasta casi desaparecer, confundiéndose con el pliegue.

Una vez decidido el sitio de la incisión, el cirujano procede a realizar el plan quirúrgico de la elevación de pecho, cada caso depende de las características de la paciente y de sus objetivos al someterse a esta intervención médico estética..

Cirujano para elevación de pecho en Toledo

Es importante elegir para este tipo de intervención un profesional con experiencia, que cuente además con un entorno médico adecuado para solventar cualquier situación que pudiera producirse durante la intervención.

En la clínica estética Castro Sierra evaluamos a cada paciente de manera individual, teniendo en cuenta su historia clínica, los deseos de la paciente, las expectativas y demás aspectos relacionados con la intervención. Como médicos especializados en intervenciones médico estéticas, en la clínica estética Castro Sierra siempre anteponemos el bienestar del paciente a cualquier otro aspecto relacionado con la intervención.

El preoperatorio es una fase muy importante de cara al éxito de la cirugía, es importante que el profesional médico oriente a la paciente, con el fin de obtener una correcta preparación de cara a la intervención.

El postoperatorio es un periodo de tiempo en el que el paciente necesita cuidados y atención por parte del cirujano, con el objetivo de asentar el resultado de la cirugía y evitar problemas secundarios derivados de la propia operación.

¿Cómo es nuestro método de elevación de pecho en Toledo?

La caída del pecho se puede deber a muchos factores, los más frecuentes son la lactancia materna, los aumentos y reducciones de peso, factores genéticos, el busto prominente y la pérdida de elasticidad de la piel debido a la edad.

Dependiendo de la causa, los pechos pueden presentar, además de la caída, otros problemas relacionados con asimetrías, deformaciones, mala posición de las areolas, etcétera.

La elevación de pecho en Toledo que llevamos a cabo en la clínica estética Castro Sierra tiene en cuenta estos factores específicos, para diseñar un plan quirúrgico que corrija los aspectos no deseados y proporcione una apariencia armónica y estética. 

El proceso comienza con una consulta de evaluación, en la cual se decidirá el tipo de cirugía, el lugar de la incisión, etcétera. Además, en esta primera consulta se procede a resolver todas las preguntas que pueda tener la paciente.

La cirugía de elevación de pecho tiene muchas similitudes con la cirugía de reducción, ya que en ambas es necesario recoger el tejido y darle forma al pecho, incluyendo muchas veces el reacomodo del pezón y areola. 

El procedimiento para la elevación del pecho va a depender del grado de caída, si existe una mala posición de las areolas o si el seno presenta otra deformación. El estudio previo incluye además el análisis del estado general de cada paciente, y la consulta de los objetivos que se desean, una vez se haya realizado la intervención.

Preoperatorio

Dos semanas antes de la intervención, la paciente debe suspender el consumo de tabaco y alcohol. Esto se debe a que estos hábitos pueden afectar a la cicatrización, el sangrado y, en general, el resultado de la operación de  elevación de pecho.

La paciente debe hacerse exámenes de sangre, cuyo fin es determinar factores como los niveles de glicemia, velocidad de coagulación y hemoglobina.

Un cardiólogo debe realizar una evaluación cardiovascular, dependiendo de la historia clínica, el estudio será más o menos amplio. Este estudio debe ser revisado por el anestesiólogo.

Unas horas antes de la operación de elevación de pecho, la paciente deberá permanecer en ayuno absoluto durante al menos 8 horas.

Postoperatorio de la elevación de pecho

Inmediatamente después de la cirugía de elevación de pecho, a la paciente le será colocada una venda de presión que facilita el proceso de cicatrización y reacomodo de tejidos. Esta venda deberá usarse entre 2 y 4 semanas.

La paciente deberá estar ingresada por lo menos 24 horas. El objetivo del ingreso es comprobar la respuesta de la paciente ante la anestesia.

Los analgésicos y antiinflamatorios son habituales en este tipo de intervención durante los días posteriores a la intervención, el objetivo es evitar molestias en la paciente. También deberá tomar antibióticos preventivos si así lo determina el cirujano.

Es recomendable guardar reposo relativo durante al menos una semana, evitando realizar esfuerzos. Además, durante estos días posteriores es importante que el médico lleve a cabo una serie de revisiones, para comprobar la evolución de los senos.

Después de la primera semana, la paciente puede incorporarse al trabajo o a cualquiera de sus actividades diarias, siempre y cuando no impliquen actividades de exigencia física excesiva. 

Los resultados definitivos se verán a los dos o tres meses..

crece demanda aumento pecho toledo

Nuestros resultados de elevación de pecho en Toledo

Aproximadamente dos meses después de la operación de elevación de pecho, los senos adquieren su aspecto definitivo. Esta operación es muy efectiva y sus resultados son permanentes en la mayoría de los casos.

Los pechos caídos son un factor de inseguridad personal en muchas mujeres, ya que sus efectos son evidentes con el uso de bañadores, escotes o camisetas. La cirugía de recolocación de pechos permite reubicar el seno de forma efectiva y segura.

Elevación de pecho: Precio

El precio de la operación de elevación de pecho depende de las características de cada paciente, si quieres recibir tu presupuesto, contacta con la clínica estética del doctor Castro Sierra. 

Especialista Cirujano en Toledo
FICHA TÉCNICA
Tipo de intervención: Elevación de mamas o mastopexia.
Tiempo de la operación: Entre 1,5 y 2 horas.
Tipo de anestesia: Local más sedación profunda o anestesia general.
Tiempo de ingreso: 24 horas (1 noche).
Revisiones: Tras la intervención de reducción de pecho habrá cuatro revisiones protocolarias: 1ª Revisión: Una semana después de la operación. 2ª Revisión: Dos semanas después de la intervención. 3ª Revisión: Dos meses después de la operación. 4ª Revisión: Seis meses después de la operación de reducción de mamas.
Alta médica: Transcurrido 1 año de la intervención.