informacion paciente profesional cirugia estetica

La información entre profesional y paciente, clave para el éxito de una cirugía

Unos de las aspectos más relevantes y determinantes en cualquier cirugía es el correcto flujo de intercambio de información entre paciente y profesional en la comunicación entre ambos.

Más allá de aspectos como el precio que supone la intervención o clichés estéticos es imprescindible determinar cuales son las expectativas reales que genere una intervención, así como una correcta estimación conjunta de sus resultados.

Para poder llevar esto a cabo deberemos guiarnos por variantes la propia condición física del paciente, su propia morfología, edad, hábitos…, pues en gran medida estos determinarán el resultado de la intervención.

También es importante poner de relieve el impacto en el conjunto anatómico de la paciente que la cirugía supondrá, pues pensar de manera individualizada en una parte concreta del cuerpo es una demostración de frivolidad y mala concepción de esta; es conveniente atender a la armonía y equilibrio.

Qué factores tener en cuenta dependiendo de la intervención

Según cual sea la operación a la que se vaya a someter el paciente, es preciso concretar ciertos puntos:

Aumento de mamas. Explorar de manera adecuada las características del tórax de la paciente, además de las propias mamas, es fundamental a la hora de sopesar cómo abordar la intervención.

Liposucción. Es importante puntualizar que en este tipo de intervención cabe la posibilidad de tener que realizar por parte del paciente ciertos sacrificios en pro de reducir el volumen de las zonas donde se concentra la mayor parte de la grasa, pues esto nos asegurará afrontar la liposucción con las mayores probabilidades de éxito.

Rinoplastia. En este tipo de intervención suele darse el caso de que el paciente acuda a la consulta con un arquetipo de nariz preconcebido del que sea muy difícil hacer que deje de aferrarse, sin tener en cuenta que su conjunto facial tiene unas peculiaridades estructurales que indiquen no repetir ese patrón. Si esto ocurre, hay que mostrar al paciente el camino a seguir en la cirugía para que su satisfacción tras la intervención sea completa.

Blefaroplastia. En este tipo de intervención resulta imprescindible un estudio exhaustivo de las cualidades de la dermis de la zona a tratar, deteniéndonos en características como su elasticidad, hidratación, movimiento de los músculos auriculares o la existencia del conocido como síndrome del ojo seco.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *