rinoplastia secundaria toledo

¿Qué son las rinoplastias secundarias?

Una rinoplastia secundaria es aquella que se realiza por el mal resultado en una primera intervención y se trata de una operación que, por desgracia, cada vez se repiten con mayor frecuencia, algo que entra dentro de la lógica teniendo en cuenta que la rinoplastia es una de las intervenciones de cirugía estética más demandadas en España (la quinta más repetida) y la aparición de clínicas de bajo coste cuyos cirujanos no están cualificados para realizar este tipo de operación.

¿Por qué se dan las rinoplastias secundarias?

A diferencia de lo que ocurre en la cirugía general, las operaciones estéticas exigen al médico la obtención de unos resultados óptimos, algo que obliga al máximo nivel de profesionalidad y exigencia. En orden cronológico, la primera decisión que ha de tomarse es la de planificar correctamente la cirugía, atendiendo a las pretensiones y necesidades del paciente, así como a las posibilidades que la morfología de su nariz permiten, por lo que una buena comunicación entre este y el cirujano se antoja imprescindible. En segunda estancia, la experiencia y pericia del médico son las que juegan el papel más importante: durante la cirugía, el especialista ha de operar extremando los cuidados a la hora de actuar sobre el esqueleto óseo y sobre los tejidos. Por último, el preoperatorio ha de ser rigurosamente planificado por el médico y respetado por el paciente si se quiere evitar complicaciones.

Cabe destacar que la rinoplastia es una intervención de gran complejidad, más aún si lo que se pretende es revertir o paliar los efectos negativos de una primera y errónea operación, algo que obliga al cirujano a descartar la rinoplastia cerrada (a través de las fosas nasales) y llevar a cabo una rinoplastia abierta, realizando una incisión en la zona media de la nariz a través de la cual acceder con mayor facilidad a huesos y cartílagos.

En muchos casos, la excesiva resección provoca que el cirujano que afronta la rinoplastia secundaria se vea obligado a hacer uso de otras zonas del cuerpo para poder proceder a la reconstrucción de la nariz, lo que plantea una dificultad añadida.

Los resultados de las rinoplastias secundarias dependen en un alto porcentaje de las huellas que la primera intervención haya deparado: si estás no son muy acusadas, el producto de la nueva cirugía puede ser tan óptimo como si de un paciente que no arrastra una intervención anterior se tratase; sin embargo, si las secuelas son muy negativas es conveniente contextualizar las posibilidades de la segunda intervención.

En Cirugía Estética Toledo contamos con gran experiencia llevando a cabo rinoplastias, y somos la opción adecuada si deseas gozar de la mayor garantía de éxito: conócenos en una primera consulta gratuita.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *