• rinoplastia
  • cirujano-nariz
  • rinoplastia estetica
  • rinoplastia funcional toledo
  • rinoplastia funcional
  • clinica rinoplastia toledo
  • rinoplastia estetica clinica toledo
  • rinoplastia estetica clinica

RINOPLASTIA en Toledo

La rinoplastia es la cirugía plástica de nariz que se realiza habitualmente para corregir defectos estéticos de manera eficaz e inmediata. 

La nariz es una parte muy importante para la estética y la armonía del rostro, por lo que muchas personas se someten a este tipo de intervenciones.

Básicamente, lo que se busca con una rinoplastia es la armonía del rostro, es decir, más allá de las características propias de la propia nariz, lo que se busca es una armonía con el resto de la cara.

La rinoplastia en Toledo se realiza respetando la forma original de la nariz, adaptándola a las facciones y consiguiendo eliminar por completo las marcas y cicatrices que pueda provocar la intervención. La tendencia, por tanto, es buscar la naturalidad en cada una de las intervenciones.

Somos el centro de medicina estética de referencia en Toledo, desarrollando tratamientos de rinoplastia siempre adaptados a las necesidades y preferencias de cada paciente.

¿Qué es una rinoplastia?

Se trata de una operación que se realiza en un quirófano, a cargo de un cirujano plástico acreditado, especialista en este tipo de intervenciones. 

La rinoplastia en Toledo es una práctica de referencia para mejorar la estética facial, ya que es muy popular por sus resultados y por la posibilidad de adaptar la forma de la nariz a los deseos de cada paciente.

La rinoplastia es un procedimiento invasivo que consiste en reducir, movilizar o reubicar elementos óseos y otros tejidos de la estructura nasal. Habitualmente tiene fines estéticos, aunque en ocasiones se busca un resultado funcional, desde el punto de vista de la salud, para mejorar la respiración.

La rinoplastia funcional es la que se realiza con fines médicos. Cuando el tabique nasal está desviado u obstruido, debido a algún traumatismo, alergias o malformación, la persona no respira correctamente; mediante un proceso quirúrgico, conseguimos mejorar el paso de aire y optimizar así la respiración.

La mala respiración se traduce en ocasiones en infecciones, ahogos, ronquidos, dificultades para dormir y muchos otros inconvenientes. 

En estos casos la solución pasa por realizar una corrección del tabique nasal, lo que se llama septoplastia. Cuando se hace la corrección del tabique junto con la operación estética se llama septorrinoplastia.

Por ello, cualquier persona que no esté conforme con la forma de su nariz, puede mejorarla mediante diferentes procesos quirúrgicos. Por supuesto, tratándose de una cirugía bajo anestesia general, es preciso que se lleve a cabo bajo cuidados médicos y cuando no haya patologías o condiciones que puedan afectar la salud, el proceso de evaluación preoperatoria tiene en cuenta estas condiciones para determinar si el paciente es o no apto para la operación. 

Otra cuestión importante de la rinoplastia funcional es que su ejecución la decide el otorrino en colaboración con el paciente. Los candidatos a esta operación son las personas que tienden a respirar por la boca, por medios radiológicos se determina si existen problemas en el tabique nasal.

Los casos más frecuentes de rinoplastia en Toledo son los siguientes:

  • La giba ósea. El tabique nasal presenta una pequeña joroba que puede ser suave o muy pronunciada. Dependiendo de la estructura nasal, el cirujano podrá corregirla totalmente o solo reducirla.
  • Desviaciones del tabique. La razón más frecuente por la que un tabique nasal se desvíe es un traumatismo. Los boxeadores o las víctimas de accidentes de coche suelen presentar desviaciones del tabique nasal. Estas desviaciones no siempre producen dificultades respiratorias, pero ladean la nariz generando una imagen poco estética.
  • Malformaciones. Algunas malformaciones genéticas como el labio leporino, por ejemplo, producen torceduras y formas poco equilibradas en la estructura nasal. Dependiendo del caso, el cirujano hace las correcciones necesarias.
  • Nariz ancha. Esto sucede cuando las aletas de la nariz están muy abiertas y la proporción se ve comprometida. La afinación total de la nariz depende de la estructura interna del tabique, ya que si se adelgaza mucho el resultado puede ser contraproducente.

Los beneficios de la rinoplastia

Los beneficios de esta intervención son muchos, los más habituales son los siguientes:

  • Mejora la estética del rostro.
  • Modifica las dimensiones y el formato de la nariz.
  • Corrige el perfil, acabando con posibles jorobas o depresiones en el puente.
  • Cambia el ángulo de la nariz.
  • Modifica la posición y el tamaño de las fosas nasales.
  • Corrige los deterioros propios del paso del tiempo.
  • Contribuye a la belleza integral y la autoestima; una persona a la que le agrada su propio rostro, se sentirá más segura de sí misma.
  • Si se realiza por un caso de rinoplastia funcional, la persona recupera su respiración normal, se evitan las infecciones nasales, se alivian ronqueras, sequedad de garganta y muchos otros problemas.

Es fundamental tener en cuenta que la prioridad de esta técnica es el mantenimiento de la armonía y la naturalidad de la totalidad del rostro.

Tipos de operación de rinoplastia en Toledo

Hay dos tipos de rinoplastia, la abierta y la cerrada. Cada una tiene un procedimiento diferente y en función de cada caso, el cirujano tomará la decisión más apropiada.

Rinoplastia abierta. Se realiza mediante una incisión. El cirujano abre la nariz para poder acceder al tabique nasal y modificar su estructura. Se realiza solo cuando no es posible efectuar la rinoplastia cerrada, ya que tiene el inconveniente de dejar una pequeña cicatriz, además es un proceso más invasivo que la rinoplastia cerrada.

Rinoplastia cerrada. Este tipo de rinoplastia se hace sin aberturas externas. El cirujano accede a la estructura interna de la nariz por los orificios nasales. Los cortes que realiza son internos y las suturas no se ven. Esta rinoplastia en Toledo es la más popular, debido a que no deja marcas y es menos traumática para el paciente.

Rinoplastia estética: en este caso, la persona que desea someterse a esta operación quiere eliminar algún rasgo de su cara relacionado con la nariz, sólo desde el punto de vista subjetivo.

Rinoplastia funcional: se realiza cuando el paciente no tiene la capacidad suficiente de respirar con normalidad, por lo que es fundamental contar con otro cirujano otorrino, aparte del Dr. Castro Sierra, ocupándose en paralelo del caso.

Rinoplastia de disminución: es la modalidad destinada a la reducción del tamaño de la nariz, en los casos en que esta esté descompensada respecto al resto del rostro del paciente.

Rinoplastia de aumento: al contrario de la anterior, es la técnica que busca aumentar el volumen de la nariz, cuando no se cuenta con tabique o cuando se descuelga la punta de la nariz.

El resultado final y satisfactorio de una intervención de rinoplastia depende de distintos factores, como una evaluación previa precisa y cuidadosa de los detalles anatómicos del paciente, una correcta ejecución de la técnica quirúrgica, un postoperatorio correcto y del óptimo desarrollo biológico de la cicatrización de tejidos, huesos y cartílagos.

Quién puede someterse a una rinoplastia en Toledo

Principalmente, podemos destacar dos requisitos esenciales para determinar quién puede someterse a una rinoplastia en Toledo: un estado de salud general bueno y un estado psicológico estable, siendo consciente de los cambios que va a causar la rinoplastia.

No conviene que personas menores de 15 años se sometan a este procedimiento, debido a un desarrollo orgánico que aún no se ha completado.

Por lo general, el rango de edad de entre 16 y 40 años suele recurrir a esta operación por motivos de estética, mientras que los mayores de 40 se mueven normalmente por cuestiones relacionadas con la edad y la caída de la punta nasal, buscando así un rejuvenecimiento de su figura.

Lo cierto es que la forma de la nariz nunca será un impedimento para determinar la idoneidad de esta técnica quirúrgica, ya que nos ocupamos de todo tipo de intervenciones.

El preoperatorio de la rinoplastia

Para una rinoplastia, el paciente debe gozar de buen estado de salud, para ello el médico hace una evaluación que incluye exámenes de sangre, radiológicos y otras evaluaciones relativas a posibles antecedentes médicos.

Al tratarse de una cirugía que se realiza bajo anestesia general, se debe realizar una evaluación cardiovascular completa, que asegure que los riesgos quirúrgicos sean mínimos. 

Por otra parte, es muy importante la evaluación de la forma de la nariz y el plan de corrección. Para ello, el cirujano hace un estudio fotográfico y una simulación digital de los resultados, de manera que el paciente pueda comprobar los resultados que ofrece la cirugía.

La rinoplastia en Toledo en nuestra clínica se lleva a cabo por personal experimentado, especializado en rinoplastias e intervenciones médico estéticas de nariz. Esta cirugía es muy compleja y se requiere mucha práctica para dominarla, por eso se recomienda confiar en especialistas como el doctor Castro Sierra.

¿Qué tipos de anestesia se utilizan en una rinoplastia?

La rinoplastia suele desarrollarse por medio de anestesia general, ya que la local insensibiliza esa parte pero se ha demostrado que el paciente puede sentir molestias y pueden ocasionarse imperfecciones en el resultado final.

La anestesia general es lo más idóneo porque no es peligrosa para personas que no sufren ninguna enfermedad cardíaca, renal, pulmonar o hepática, para cuyos casos, generalmente, se suele sugerir la aplicación de anestesia local.

Postoperatorio de una rinoplastia en Toledo

Después de la cirugía se deben seguir una serie de cuidados específicos, para que los resultados sean positivos, los resultados de la operación se mantengan de forma permanente y las posibles cicatrices desaparezcan.

Se debe seguir un reposo de unas dos semanas, en las cuales no se deben hacer esfuerzos físicos, bajar la cabeza, hacer movimientos bruscos, etcétera.

Para personas que fuman habitualmente, se debe suspender este hábito un mes antes de la intervención, además es recomendable no fumar durante al menos dos meses después de la cirugía. Para ello el médico puede indicar parches o caramelos de nicotina.

Durante los primeros días y hasta después de retirados los puntos, el paciente no debe realizar inspiraciones fuertes por la nariz. También se deben evitar estímulos que provoquen el estornudo, si es inminente estornudar, se debe hacer de manera contenida y lo menos traumática posible.

El médico indicará colocar hielo en la zona nasal, con la cabeza levantada. Esto se hace para que la inflamación disminuya lo antes posible. El frío local es muy beneficioso en las primeras etapas postoperatorias, no solo para desinflamar sino también para calmar el dolor.

Es importante tomar analgésicos y desinflamatorios para hacer más cómodos los primeros días posteriores a la intervención. Es normal sentir dolor, pero con los calmantes deben disminuir lo suficiente como para dormir y comer con normalidad.

Después de la operación, el cirujano coloca unos apósitos que deben cambiarse con regularidad. Es importante seguir las indicaciones del médico a este respecto.

Bajo ningún concepto se deben introducir objetos dentro de los orificios nasales, solo el cirujano puede usar instrumental especial durante los exámenes postoperatorios para evaluar el resultado de la operación.

Rinoplastia antes y después

Al observar las fotografías de la rinoplastia antes y después podemos percibir la variación habitual que experimenta el paciente, tras someterse a este tipo de intervención. La rinoplastia en Toledo produce efectos muy positivos, tanto estéticos como funcionales, con muy poco dolor o incomodidad en la mayoría de los casos.

Una de las rinoplastias en Toledo más exitosas es la de la giba ósea. En casi todos los casos el cirujano puede eliminarla por completo y el paciente gana en autoestima y seguridad personal. En estos casos la diferencia tras la operación se hace especialmente visible

Evolución de los resultados de rinoplastia en Toledo

Los cambios experimentados tras una rinoplastia son fijos, sin variar de manera evidente con el paso del tiempo.

Es importante saber que, tras una intervención de este tipo, la nueva silueta de la nariz no termina de acomodarse hasta pasados unos 5 meses. Tras este momento, los cambios son imperceptibles, quedándo el perfil nasal fijo de manera ya permanente.

En caso de irregularidad en el proceso, sería perceptible tras el quinto mes, para cuya corrección se tendría que realizar una segunda intervención, muy sencilla, aunque estos casos son muy poco frecuentes.

Cirujanos Rinoplastia en Toledo

Si buscas al mejor cirujano de rinoplastia en Toledo, contacta con nosotros; tenemos una experiencia de varias décadas ofreciendo este servicio de corrección de imperfecciones de cualquier imperfección o defecto físico.

Nos basamos siempre en las características físicas del paciente y sus preferencias antes de determinar una técnica concreta.

Nos empeñamos en conocer en profundidad a la persona que deposita su confianza en nuestros profesionales, estudiando su caso de cerca y actuando con total rigor, incluyendo el postoperatorio.

En nuestras instalaciones, estarás en las mejores manos, con todo un equipo multidisciplinar a tu disposición de forma continua para brindarte un servicio estético-sanitario de primer nivel.

El coste depende de cada caso y cualquier cirujano reconocido requerirá de una evaluación para dar un presupuesto. Por tanto, para obtener un presupuesto concreto será necesario conocer el tipo de rinoplastia que queremos llevar a cabo y las características que presenta el paciente. 

En la clínica del doctor Castro Sierra partimos de un exhaustivo análisis de cada paciente, para tomar la mejor decisión. Buscamos un resultado estético, para conseguirlo, tenemos en cuenta las facciones y la morfología de la cara, además, trabajamos para reducir los plazos de recuperación y eliminar las posibles cicatrices que pudiera generar este proceso.

Cada operación de rinoplastia en Toledo incluye un proceso postoperatorio, con el que nos aseguramos de conseguir el mejor resultado. Si necesitas más información acerca de este tipo de intervenciones, contacta con nuestra clínica.

Rinoplastia en Toledo | Precio

Especialista Cirujano en Toledo
FICHA TÉCNICA
Tipo de intervención: Rinoplastia
Tiempo de la operación: 1,5 horas
Tipo de anestesia: Local o general
Tiempo de ingreso:No es necesario. La operación se realiza por la mañana y por la tarde el paciente se va a casa.
Revisiones: Tras la intervención de rinoplastia habrá cuatro revisiones protocolarias:1ª revisión: a los 2 días de la intervención.2ª revisión: a los 5 días.3ª revisión: a los 10 días.4ª revisión: a los 2 meses.5ª revisión: a los 6 meses.
Alta médica: Se dará el alta médica transcurrido un año de la operación de rinoplastia.

Hola